Lluvia de esperanza

El cielo se cubrió de colores. Sin sus gafas y con los ojos llenos de lágrimas, ella no atinaba a adivinar qué eran esas hermosas manchas coloridas que lentamente descendían sobre la calle. Finalmente, estuvieron lo suficientemente cerca para que pudiera tocarlas. Eran sombrillas de colores. La vida le había concedido cientos de paraguas, en tonos pastel, para protegerla de las tormentas de decepciones y de los aguaceros de tristezas. Nunca más volvió a llorar, bueno, solo de felicidad. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s