Vestida de tristeza

Todas las mujeres me envidiaban, pues con una boda acordada desde mi nacimiento, yo estaba a punto de convertirme en una princesa. Lo que nadie sabía es que me había enamorado del gentil joven que cada mañana regaba las flores de mi ventana. Solo tuvimos unos segundos para despedirnos, antes de que mis damas de honor entraran con mi traje de novia.

Así, me vestí de tristeza y caminé hacia el altar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s