Cita con el destino

El dolor es excruciante, pero me niego a recibir más morfina pues trato de aclarar mis pensamientos. Creo que toda mi vida estaba en mi móvil. Me he encontrado con miles de imágenes mías con los integrantes de “mi familia”, esos que en algún momento habían llenado mi buzón de mensajes con felicitaciones por el día del padre y notas de “te quiero, papá”. 

Y sin embargo, hoy que yazgo en la cama de un hospital después de meses en coma, todos me desconocen. ¡Niegan conocerme! Las enfermeras me cuentan que desde que llegué a este nosocomio llamaron a aquellos que en mi directorio aparecen como “hijo”, “hija”, “esposa” y que ellos acudieron a verme, pero todos dicen que soy un desconocido. 

Los médicos, incrédulos, tras ver las fotografías, los han vuelto a llamar y nada. La policía los ha traído a todos y frente a mí, han afirmado que no me conocen, que no tienen padre o esposo y que desconocen quién soy. 

Y yo, lastimado físicamente y carente de memoria, me aferro a este aparato y veo una y otra vez las imágenes, tratando de encontrar en algún resquicio de mi mente, los recuerdos que, al parecer, se escaparon de mi cabeza cuando esta golpeó el frío concreto al caer del tercer nivel de un edificio. 

Tal vez la respuesta la tenga aquella joven rubia que aparece junto a mí en las imágenes que encontré en una carpeta oculta. Esa que me manda mensajes sensuales y fotografías reveladoras. La misma con la que tenía programada una cita “en el lugar de siempre”, minutos antes de mi caída. Esa joven a la que, según mis registros bancarios, hice una transferencia de todo el dinero de mi cuenta de ahorros. Aquella que en sus mensajes me prometía vivir conmigo y solo para mí “de ahora en adelante”. 

¡Qué desesperación! ¡Si tan solo esta mujer, Destiny me contestará los mensajes o llamadas! Pronto podría saber qué pasó en aquella cita con Destiny.

(Versión corregida del relato publicado en Inkspired #Reto XVIII Mejor no despertar, propuesto por @Sheelag6)

Fuente: Inkspired (Shee Lag)

8 comentarios sobre “Cita con el destino

  1. Menos mal que ya no miro la carpeta del spam sino alguna simpática belleza Destinity habría dado en mi Diane de la cuenta bancaria y me habría hecho un bye Dolly.
    Las tres D de la vida de un solitario acabaran, con él en el hospital, si contesta al correo spam 😂😂🖐️

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s